El chamán peruano

Profesionalismo en toda la extensión de la palabra, un triunfador como jugador y director; motivador y soñador. Reynoso el experto en romper maldiciones, la esperanza celeste para conquistar tan añorado titulo.

Una apuesta arriesgada fue la que tomaron los dirigentes del Cruz Azul al nombrar a Juan Reynoso como técnico, después que Siboldi dejara el cargo debido a la manera tan bochornosa con la cual fueron eliminados por Pumas, en las semifinales del torneo pasado; esta decisión puede ser la mas acertada en los últimos 20 años.

Juan Reynoso comenzó su carrera como entrenador en su país natal, dirigiendo al Coronel Bolognes, un equipo que solo tenía dos Copas y algunos trofeos regionales, hasta que el timonel los llevó a la conquista del Clausura 2007, algo que nunca habían obtenido en 78 años de historia, comenzando con el pie derecho esta gran historia.

Dos años mas tarde dirigiendo a Universitario de Deportes, consigue un titulo más y emprende un camino fuera de su país, primero como auxiliar de Memo Vazquez en 2012, precisamente con Cruz Azul, par después tomar las riendas de Cruz Azul Hidalgo consiguiendo resultados discretos.

Melgar, con 34 años sin conquistar un titulo, recurren a sus fundamentos que a la postre brindan los frutos, rompiendo con la sequía en la final ante Sporting Cristal, sumando el segundo titulo a las vitrinas desde el primero en 1981. Así terminó una temporada de ensueño, como el equipo con la mejor defensa y la segunda delantera más productiva, así como el mejor local del torneo al quedar invicto en casa.

El paso por Mexico continua al frente de la Franja, equipo acostumbrado a pelear la zona baja, instalándolos en la fiesta grande tras pasar 5 años sin estar estas instancias, dejando fuera al poderoso Monterrey en repechaje, en una serie de penales por 4-2 a favor.

Como jugador, Reynoso levanto la ultima copa de la máquina en el lejano 1997, tras vencer a Leon con aquella imagen icónica de Hermosillo, con el rostro ensangrentado definiendo con tranquilidad ante Comizzo. Juan fue pieza clave en la zaga celeste, logrando romper la sequía de 17 años sin campeonar.

Todo un profesional en su desempeño, siendo motivador, amigo y en algunas ocasiones sustituyendo al padre, logra ganarse la confianza de sus pupilos y motivarlos a salir avantes ante en la adversidad. Recuperar a un equipo con la moral tan lastimada es todo un logro que debemos agradecerle, sin importar el resultado, debemos sentirnos orgullosos por lo obtenido, prácticamente no había quien creyera en el, pero con su trabajo ha hecho que todos los corazones cementeros vuelvan a creer.

Reynoso, TU puedes lograr él tan añorado titulo, toda la nación estará al pendiente y juntos celebraremos la victoria que tanto se ha anhelado.